2. Educación.

Costa Rica, a nivel centroamericano está catalogada como uno de los países que brinda mejor educación a sus pobladores, sin embargo existen brechas entre la educación en zona urbanas y rurales, sumado a esto el tema de la globalización y tecnologías de la información.

Todos estos temas obligan a nuevos gobiernos mejorar las técnicas y acceso a la educación, para convertirse en una sociedad verdaderamente desarrollada.

En Costa Rica se ha conseguido importantes logros, sin embargo se debe trabajar en temas que propicien el acceso igualitario a educación de calidad, con mayores oportunidades, más justa y equitativas.

La educación costarricense del siglo XXI debe estar al servicio de nobles ideales, que supere la segregación social, que promueva la formación integral, la inclusión, la solidaridad, la democracia, los principios y valores para el desarrollo nacional y de los pobladores.

La gran deuda hoy es mejorar la calidad de la educación, entendida integralmente y no sólo como el resultado de pruebas estandarizadas y, también reposicionar a la Educación Pública en todos los niveles.

Para entregar una mejor educación resulta imprescindible contar con un sistema más integrado y equitativo, que no deje como hoy, rezagados y excluidos, por lo que será necesario trabajar en reformas en la Educación general y en reformas en la Educación superior.

Ello significa también, que una reforma y los diseños adecuados no puede implicar una carga financiera insostenible ni para los estudiantes ni para sus familias.

El Estado debe garantizar el ejercicio del derecho a una educación de calidad y el fortaleciendo la educación Pública acorde las necesidades y nuevas tendencias, siendo accesible y asequible para todos los pobladores.